«El Yoga de hecho, es una ciencia en la cuál tú trabajas contigo mismo, a ti sólo te ayudan. Si tú no quieres trabajar contigo mismo y no quieres medir tu energía, y no quieres saber dónde está el bloqueo, está bien. No es para todos.»

Yogi Bhajan

El yoga es una disciplina, más que un deporte, porque no trata solo de cultivar el cuerpo, sino también la mente, y el alma; y además unirlos en nuestra observación y a nuestro presente, por eso es el complemento ideal del Mindfulness.

Gracias al Yoga practicamos esa unión de cuerpo y mente moviendo nuestra energía interna. Eso nos va a proporcionar energía física y mental. Con cada clase iremos aumentando nuestro nivel vibracional para llegar a un equilibrio interno que podremos utilizar a lo largo del día.

Las clases se basan en cuatro módulos fundamentales, los cuales se van adaptando al grupo y al momento de la clase.

Asanas: Son las posturas de yoga. Con ellas no pretendemos imitar una postura concreta, o realizar un ejercicio perfecto, sino conseguir la atención a nuestra respiración en relación a nuestro cuerpo y a nuestros estados mentales. Las asanas de Yoga nos ayudarán a mover la energía interior de nuestro cuerpo y distribuirla equilibradamente por el mismo.

Pranayamas: El término pranayama se refiera a una serie de ejercicios respiratorios que nos conducen a la concentración y control de la energía contenida en la respiración. Son distintos tipos de ejercicios basados en la respiración que nos ayudarán a aprender a respirar mejor y más sano, además de ayudarnos en nuestra concentración y a encontrar el punto de equilibrio corporal y mental. El aprender a regresar a nuestra respiración natural (profunda, rítmica y que emplea la totalidad de la capacidad pulmonar) es fundamental para que tengamos una salud radiante al obtener  sus beneficios físicos, mentales y espirituales. Entre ellos están la vitalidad, la claridad mental y los estados superiores de conciencia.

Relajaciones: Gracias a la respiración y a los instantes de relajación, llegaremos a preparar el cuerpo y la mente para la entrada a la meditación, imprescindible para nuestra vida diaria. Con la relajación estabilizaremos y distribuiremos la energía generada en la clase, con nuestros ejercicios de yoga y respiraciones, para que nos sea útil durante el resto de días y hasta la clase siguiente.

Meditaciones: Al final de la clase tendremos un momento para meditar y unir los beneficios que hemos conseguido durante la misma. Llegaremos a un estado de calma mental y saldremos de clase llenos de paz, armonía, equilibrio y FELICIDAD…

¡Ven a practicar Hatha Yoga con nosotros!

Horarios y tarifas